Blanco es y Gallina lo Pone, qué es?

“Blanco es, gallina lo pone y … frito se come; qué es?”   Este es el dicho popular utilizado cuando uno tiene una adivinanza o un problema cuya solución es obvia. Aunque he sabido este dicho desde cuando era un niño, nunca me había imaginado cómo era la vida de las gallinas, o la de gallo y mucho menos cuando deciden (porque ellas son las que deciden!) que quieren tener pollitos. Todo esto lo he ido aprendiendo durante  el último medio año!

161213-huevos-campesinos-_111832_resized

Hace 177 días trajimos un gallo, tres gallinas y un pollo a La Costanza. Fue cuando comenzamos a aprender de ellos. Muy pronto descubriríamos que las gallinas no necesitaban el gallinero que “habíamos construido (Marcolino y Milton lo construyeron!) para que quedasen encerradas”. A las cuatro de la tarde de cualquier día, ellas entraban al gallinero y descansaban.

La primera tensión real  surgió cuando buscando gusanitos y lombrices, las gallinas desenterraron dos de las plantas de calabacín que había sembrado. La lucha siguió con las astromelias, con las remolachas, con las lechugas y con la rúgula. Nos dimos cuenta que si no cercábamos la huerta, tendríamos que encerrar las gallinas y nuestro punto de partida es que ellas fuesen libres.  Pero también aprendimos que todos los suelos se fertilizaron y comenzamos a producir compost de mejor calidad.

170522 Gallo gallinas y pollos en el campo_161035

Mientras construimos la cerca para proteger las lechugas y todas las demás plantas, fuimos aprendiendo sobre las gallinas y sus hábitos sociales. Fue muy interesante ver cómo exploraron muy tranquilamente la totalidad del terreno, y esto fue clave para poner huevos donde ellas consideraron mejor. Casi que desde que llegaron, comenzamos a tener de a 3 huevos criollos cada día y pudimos repartirlos entre nosotros, Doralba y Orlando.  Ha llovido montones y hemos aprendido que “aunque llueva a mares, el gallo no deja sus cantares”.  Aunque ya nos familiarizamos con su canto, a veces arranca como a las 3 o a las 4 de la mañana!

 Ahí tiene la gallina los ojos, donde tiene los huevos y los pollos

En el día No. 44 desde su llegada, una de las gallinas quedó culeca, comenzó a agrupar los huevos de ella (y nosotros adicionamos los de las otras dos gallinas) y ella quedó empollando 11 huevos. Entendimos entonces que “el que no arriesga un huevo, no saca un pollo”. Sucede con las gallinas y … con todo en la vida.

170520 Otra gallina - segunda camada _090538

Fue muy impresionante ver cómo ella se quedó totalmente quieta durante las siguientes 3 semanas, hasta que comenzaron a romper las cáscaras los pollitos.  En el día 67 nació el primer pollo en La Costanza y luego otros 7. Se quedó quieta, calentando y cuidando a sus pollitos por otras 3 semanas. Son 6 semanas de retiro total, después de las cuales el grupo sale a conocer su territorio. Hoy todos se suben a los árboles y son pollos grandes, listos para ser sudados, fritos o vendidos al mejor comprador.

170522 Gallinas en las feijoas _160802

En el día 152 la segunda gallina comenzó a calentar 15 huevos (cuando se considera que 11 ya son bastantes!) y en el día 174 nacieron 9 pollos y sigue calentando los otros 6!

Así pues que en menos de 6 meses tenemos gallo, 3 gallinas, 6 pollos grandes y unos 9 pollitos! Ahora comenzamos a descubrir la verdad del dicho anónimo de que “Doce gallinas y un gallo comen tanto como un caballo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s